Cajón de sastre: Cajon nº 5: Juegos y juguetes


Juegos y juguetes

En la Residencia se veía muy poca televisión. Los juegos allí eran de muy diversa índole: futbolín, "iturris" o chapas, ajedrez, damas, Monopoly, catetos de todo tipo... por nombrar sólo algunos. Aquí se ofrece una pequeña muestra de todos ellos.


Foto nº 1
Foto nº 1: Las canicas. Son el juego infantil por excelencia. No conocen épocas ni fronteras. Los primeros antecedentes de los que se tiene noticia se remontan al antiguo Egipto y la Roma precristiana. En la Residencia, cómo no, rodaron a miless por los campos de juego. Las había de vidrios coloreados, de "hueso" (opacas) e, incluso, de metal, que no eran otra cosa sino bolas de rodamiento. (Cortesía del webmaster).
Foto nº 2
Foto nº 2: ¿Quién no ha jugado alguna vez al Monopoly, y con esos pequeños billetes no ha comprado una casa en el mismísimo Paseo de la Castellana? Juego de mesa procedente de Estados Unidos de América, la casa Borrás lo comercializó en España en los años 60. (Cortesía de www.todocoleccion.net).
Foto nº 3
Foto nº 3: Y, ¿cuántas partidas de futbolín (inventado durante la Guerra Civil por un gallego republicano que tuvo que marchar al exilio) no habreis jugado en la "Resi", aquellas tardes lluviosas de invierno? El de la foto no es el de Villarcayo, pero puede servir para activar la memoria y recordar alguna anécdota. (Cortesía del webmaster).
Foto nº 4
Foto nº 4: Muchos aprendimos a jugar al ajedrez (y a las damas) en la "Resi". A principio de curso, una de las manualidades que soliamos hacer, era la de reponer los tableros de ajedrez y damas, deteriorados con el uso (o mal uso): a partir de una pieza de madera de aglomerado, con unos rotuladores negros pintábamos las cuadrículas, y finalmente, barnizábamos el tablero. Esta operación de reponer a base de manualidades los elementos deteriorados con el uso de ciertos juegos, también se hacía con el tablero y los billetes del Monopoly. (Cortesía del webmaster).
Foto nº 5
Foto nº 5: Saltador "Gorila" (años 60). ¿Alguien se acuerda de este artilugio? Te subías a la plataforma, sujetabas el agarradero firmemente con las dos manos, te impulsabas hacia arriba y al caer botabas con ayuda del muelle que tenía debajo. El truco estaba en dar muchos saltos sin caerse, botando como un canguro. En el desván bajo el tejado de la "Resi" se guardaban varios de ellos. Supongo que en algún momento estuvieron en uso, y se dejaron allí arriba por el peligro de caídas que suponían. (Cortesía de www.todocoleccion.net).